Archive for the ‘emprender por cuenta ajena’ Category

Afrontar las grandes decisiones

Lunes, febrero 22nd, 2010

Si te gusta esta lectura, puedes ver los posts anteriores de esta serie:

1. Consideraciones previas antes de emprender por cuenta ajena

2. ¿Es una buena opción?

3. ¿Qué se debe negociar?

4. Reglas básicas del desarrollo

5. Alineación de objetivos

6. Ventajas de emprender por cuenta ajena

7.Lo menos ventajoso de emprender por cuenta ajena

8. Cumplimiento de expectativas de todos los “stakeholders”

9. Estado emocional cuando se emprende por cuenta ajena

En esta última entrada de la serie, quiero hablar de esos momentos importantes, en los que es necesario tomar decisiones de las que depende el futuro de la empresa que estas creando.

Como he comentado en anteriores posts, en la toma de decisiones sencillas en momentos buenos todos somos capaces.

Es en el día a día de emprender una empresa, cuando tomar decisiones a cada instante se convierte en uno de los principales obstáculos para el éxito.

Aunque a primera vista no lo parezca, la mayoría de nosotros no esta educado o preparado para decidir sobre las cosas.  Esto alarga la toma de decisiones y en un proceso de crecimiento rápido y necesario para una start-up se convierte en una muralla.

Por tanto, como emprendedor por cuenta ajena uno tiene que tener claro y delimitar con los inversores el tipo de decisiones que se consideran no estratégicas para que se puedan tomar sin consultar.  No hay que olvidar que el día a día es del emprendedor.

Básico, ¿verdad?, pero ya sabéis que lo más sencillo suele ser lo más problemático.

Equivocarse en la toma de decisiones no es agradable, pero es inevitable y en este tipo de pequeñas cosas, te va a permitir crecer y no volver a repetir errores.

Si esto se habla desde el principio y funciona, se crea un buen ambiente para otros momentos:

1. Reducción de gastos

2. Recorte de personal

3. Ampliación de capital

4. Petición de un préstamo

5. Decir no a un potencial cliente

6. Determinar la estrategia a seguir

Y podría seguir.  En esas 6 situaciones anteriores es fundamental no que haya consenso, sino que se escuchen todas las opiniones y se valore la mejor decisión de manera objetiva.

Si el inversor juega su carta de “yo pongo el dinero” y el emprendedor la suya de “porque yo lo valgo y se el día a día” se produce un escenario incómodo, que aunque las decisiones que al final se tomen sean acertadas, no van a cicatrizar las heridas.

El dinero y el talento son importantes cuando van de la mano.  Si uno quiere agarrar al otro, el juego deja de ser divertido.  De ahí a las tensiones por tonterias no queda nada.  Los parches emocionales se convierten en eso, en parches y pronto se abre la herida.

Por tanto, no es solo importante tener recursos humanos y materiales para emprender, sino que es necesario conocer las motivaciones del otro lo antes posible.

Tener una actitud flexible con todas las partes implicadas, ir más allá del proyecto.  La empatía, de la que tanto se habla y poco se practica es necesaria por el bien personal.

El bien personal lleva al extra de motivación.  Ese extra lleva al empuje de más.  Y ese trabajo sumado ayuda al éxito del proyecto, que no a su garantía.

Estado emocional cuando se emprende por cuenta ajena

Miércoles, febrero 17th, 2010

Si te gusta esta lectura, puedes ver los posts anteriores de esta serie:

1. Consideraciones previas antes de emprender por cuenta ajena

2. ¿Es una buena opción?

3. ¿Qué se debe negociar?

4. Reglas básicas del desarrollo

5. Alineación de objetivos

6. Ventajas de emprender por cuenta ajena

7.Lo menos ventajoso de emprender por cuenta ajena

8. Cumplimiento de expectativas de todos los “stakeholders”

Cuando una persona inicia una aventura empresarial que es una idea propia, la ilusión es un motor importante de arranque.  Eso puede suplir alguna carencia de negocio, alguna equivocación en el planteamiento o la falta de financiación en momentos complicados.  Y además se da por supuesto.

Si la idea o proyecto viene de otra manera y el emprendedor no es el evangelizador inicial, es necesario construir desde la base un amor por el trabajo y cada día aumentar un poco la ilusión para que el proyecto sea de uno lo antes posible.

En los momentos buenos, todos somos estupendos, recibiendo y dando consejos.  Incluso en una fase inicial, de “cortejo”, se pueden pasar acciones o decisiones entre emprendedor e inversor(es) que a priori pueden no ser muy positivas para el proyecto.

Es en los momentos difíciles, cuando se pone a prueba la capacidad de uno para emprender.  Y ahí que buscar la motivación de cualquier lugar.

Como el proyecto en su concepción no es propio, es muy importante que se establezca una relación personal de unión entre los inversores y el emprendedor.  Ese lazo emocional va a servir de flujo en ambas direcciones.  Cuando existan dudas por parte del emprendedor, el inversor será el que eche el resto emocionalmente.  Al sentido contrario, cuando el inversor se ponga nervioso, el emprendedor tendrá que devolver de manera muy emocional la confianza depositada en él.

Crear una empresa tiene un carácter de montaña rusa: se sube y se baja de estado emocional, mucho más rápido de lo que sería recomendable.  Es verdad que también depende mucho de la personalidad del emprendedor, pero estos saltos son una constante en los emprendedores.

Gestionar esos estados de manera activa y positiva, así como hacer participe al inversor de ese estado, para obtener ayuda son fundamentales para el crecimiento del proyecto.

El talento no basta.  Tener un buen proyecto no es suficiente.  Conseguir inverión ayuda.  Pero saber sacar partido a los buenos y malos momentos es clave.

Cumplimiento de expectativas de todos los “stakeholders”

Viernes, febrero 5th, 2010

Si te gusta esta lectura, puedes echar el cursor hacia atrás y leer los posts anteriores de esta serie:

1. Consideraciones previas antes de emprender por cuenta ajena

2. ¿Es una buena opción?

3. ¿Qué se debe negociar?

4. Reglas básicas del desarrollo

5. Alineación de objetivos

6. Ventajas de emprender por cuenta ajena

7.Lo menos ventajoso de emprender por cuenta ajena

Aquí va el octavo capítulo de la serie “Emprender por cuenta ajena”.  Cualquier actividad emprendedora o cualquier nuevo proyecto se define no solo por su idea y desarrollo, sino por todas las personas o instituciones relacionadas con el mismo, los “stakeholders“.

Evidentemente, el número de stakeholders es variado, pero en el sentido que lo quiero utilizar aquí, es para referirme a algo más que los accionastas de la empresa(shareholders).

Este post tiene mucho que ver con la cultura en la que nos encontramos.  No es lo mismo emprender en una cultura anglosajona, que en una cultura latina.

Creo que en la mayoría de los planes de negocio nos limitamos a generar unas grandes expectativas para los potenciales inversores y dejamos de lado a otros importantes stakeholders.

Cuando emprendes por cuenta ajena corres el riesgo de centrar la atención en los accionistas mayoritarios y estos en pensar que solo ellos son importantes.  Y ese “bi-foque” es poco positivo para la empresa.

¿Por qué?

  1. No hay que olvidar que estas creando una empresa desde cero.  Los clientes van a probarte y necesitas dedicarles mucho tiempo.
  2. Si además tienes usuarios que disfrutan tu servicio, pero no pagan, también hay que cuidarlos ya que son tu imán para tus clientes.
  3. No puedes hablar a tus compañeros como accionista unas veces, como jefe otras y como colega algunas.  Ellos también necesitan cuidado y claridad.  Tus sacrificios como emprendedor no pueden ser transmitidos a ellos
  4. Se puede dialogar con la competencia si el mercado lo permite.  No debes vender que tu eres muy fuerte sino que tienes que ir a colaborar de alguna manera
  5. Aunque pueda haber accionistas con diferente porcentaje, todos necesitan las mismas explicaciones.  Utilizar el % para según que cosas complica la situación
  6. Los inversores a veces no necesitan beneficios, sino información clara.  Si no lo consigues, puede que intentando ayudar, interfieran.
  7. Trata a los proveedores con afecto, siempre será más fácil que te ayuden.
  8. Pon límites y generate también unas expectativas de trato respecto de todos los stakeholders.

No es nada sencillo cuidar a cada parte como se merece y algunas veces caemos en un servilismo que conduce a toma de decisiones erróneas.

Con cada parte se establece una negociación en la que a veces se actúa más por cumplir con unos más que con los que se está negociando.  Sobre todo en el trato con los accionistas.

Muchas veces se habla de las relaciones por separado con cada parte implicada con tu empresa, pero se olvidan las interconexiones y el diálogo con uno mismo.  No hay que olvidar que también se tienen unas expectativas propias que cumplir y que es necesario tenerlas claras en todo momento.

Lo menos ventajoso de emprender por cuenta ajena

Jueves, enero 7th, 2010

Si te gusta esta lectura, puedes echar el cursor hacia atrás y leer los posts anteriores de esta serie:

1. Consideraciones previas antes de emprender por cuenta ajena

2. ¿Es una buena opción?

3. ¿Qué se debe negociar?

4. Reglas básicas del desarrollo

5. Alineación de objetivos

6. Ventajas de emprender por cuenta ajena

Si en el anterior post hablábamos de las grandes ventajas que tiene emprender por cuenta ajena, ahora vamos al otro extremo y podemos hablar que las desventajas tienen mucho que ver con lo que se gana.  Me explico:

Al emprender por cuenta ajena, una parte importante del riesgo la asume el inversor principal.  Por tanto, tu parte del pastel va a ser más pequeña.  Es decir, trabajaras lo mismo que si la empresa fuera tuya al 100%, pero el éxito final será menor (entendiendo por éxito una venta de la empresa).

Otra desventaja es la posibilidad de no asumir todos los riesgos, es decir, que en un momento dado, se opte por soluciones más “seguras” en vez de por lo que el corazón te pide, porque quieres proteger la inversión y confianza que han depositado en ti.

Si no se pone nada de capital, se convierte generalmente en una desventaja por un doble carácter: por una parte, aunque se tenga un % de la empresa, es más difícil sentirla como propia en determinados momentos, sobre todo cuando las cosas no van como se ha pensado.  Y por otro lado, se puede convertir en un arma arrojadiza por parte del inversor.

Además, si quieres buscar financiación externa, puede suponer una falta de confianza a la hora de realizar la inversión, ¿si tu no apuestas por esta empresa, aunque sea según tus posibilidades, porqué lo iba a hacer yo?

Quizás el tema menos ventajoso puede ser la toma de decisiones: en una etapa inicial, el inversor quiere saber que pasa con su dinero y que se esta haciendo con él.  Si cada uno juega sus cartas (el inversor porque ha puesto la pasta y el emprendedor “porque yo lo valgo”) se produce una situación de falta de comunicación que puede llevar a una parálisis de acción, algo que resulta muy poco positivo en los momentos iniciales.

Tanto en este post, como en el anterior, las razones pueden ser revertidas para convertirse en una ventaja o no, dependiendo del punto de vista y de la motivación de cada uno.

Ventajas de emprender por cuenta ajena

Martes, enero 5th, 2010

Tras un parón y con energías renovadas, continuo con la serie emprender por cuenta ajean.  Si te gusta este post, te puede interesar antes de leerlo , ver los cinco anteriores:

1. Consideraciones previas antes de emprender por cuenta ajena

2. ¿Es una buena opción?

3. ¿Qué se debe negociar?

4. Reglas básicas del desarrollo

5. Alineación de objetivos

Emprender una nueva actividad conlleva riesgos.  Si quieres crear una nueva empresa, lo que mucha gente llama una “start-up”, dejando de lado la situación en la que te encuentras, asumes un riesgo elevado.  El mayor, el de dejar normalmente unos ingresos fijos, un trabajo conocido y la incertidumbre de saber que pasara si la cosa no sale bien.

Es esta última, la incertidumbre por el futuro, la que ahoga a muchas personas y les impide realizar ese sueño en forma de empresa sobre el que llevan pensando mucho tiempo.

Para mitigar ese miedo, que no eliminarlo, emprender por cuenta ajena es una gran ventaja.  Primero, porque te has ganado la confianza del inversor y por tanto ya has dado un paso hacia adelante.  Segundo, porque vas a estar más cerca de tu sueño.

Otra ventaja: el inversor te va a poner a velocidad de crucero muy rápido.  Teniendo las ideas claras, te abrirá puertas muy importantes, no solo a nivel comercial, sino también a diferentes niveles: operativo para tener todos los procesos en marcha lo antes posible; acceso a buenos empleados; administrativo, ayudándote con tareas que no son propias del “emprendimiento”, etc.

Es importante también reseñar como tanto en los momentos buenos, de euforia, como en los malos, de desesperación, tienes una perspectiva y una visión diferente a la tuya y eso siempre es muy positivo.  La endogamia en cualquier actividad suele llevar a fallos evitables.

Y para finalizar, es importante destacar que al emprender por cuenta ajena, la mayor parte de la inversión la hace otra parte, por lo tanto no se pone mucho capital en juego.  Y eso es una situación ventajosa.

Alineación de los objetivos

Jueves, octubre 8th, 2009

Te puede interesar leer antes de este post, los cuatro primeros de la serie:

1. Consideraciones previas antes de emprender por cuenta ajena

2. ¿Es una buena opción?

3. ¿Qué se debe negociar?

4. Reglas básicas del desarrollo

Como regla general en la vida, tener los objetivos claros es fundamental para el desarrollo personal y el crecimiento profesional.  Si los tienes, todo será más fácil de enfocar, precisamente hacia esos objetivos.

Si vas a emprender por cuenta ajena, es importante que tus objetivos estén en consonancia con los de los inversores.  Parece simple, pero no lo es.

Sucede muchas veces que el inversor da por supuesto que la otra parte conoce cuál es el objetivo de creación de la empresa y viceversa.

Partiendo de la base del máximo compromiso para que el proyecto vaya adelante, se tiene que tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Rápido crecimiento de la empresa en algún párametro importante( usuarios, servicios, velocidad, etc) o preparación de la empresa para generar ingresos y ser rentable lo antes posible.  Creo que con un ejemplo se entenderá perfectamente.  Facebook lleva gastados más de 750 millones de $ y hasta ahora no ha habido presión para ser rentable.

Dependiendo de la decisión que se tome, la estrategia a seguir es muy diferente

2.  Comunicación o consenso: no es lo mismo informar al inversor periódicamente de las actividades que se hacen, que reunirse con él para la toma de decisiones.

Esto va a influir directamente en la velocidad a la que se tomen decisiones importantes y puede acarrear grandes retrasos en pequeños detalles.  Además puede restar motivación a ambas partes: el emprendedor porque se siente falto de confianza y el inversor porque piensa que el emprendedor no acaba de decidirse

3.  Pocos clientes con buen margen o muchos pocos.  La manera de enfocar ambos escenarios, así como el tiempo que necesita cada uno de ellos para llegar a resultados es completamente distinto.

Alguno podrá pensar que esto ya viene en el plan de negocios.  Cierto, pero no olvidemos que en una empresa nueva, es necesario trabajar en nuevas ideas constantemente.  Y variar la estructura de ventas es una de ellas.

4.  Hasta donde se va a invertir: el inversor ha de determinar de manera clara cuánto dinero va a poner y por tanto cuando comienza el plazo para iniciar una nueva ronda en la que ya no participe.  Esto genera claridad en la propuesta, limita el tiempo de actuación y lleva un mensaje claro a posteriores inversores.

5.  Posibilidades de “exit”: puede ser que el inversor quiera salirse en un plazo corto a costa de menor beneficio o piense en un largo plazo de crecimiento, mientras que el emprendedor piensa todo lo contrario.

Tener esto claro ayuda a determinar las reglas del juevo, desde el principio para todos y que la relación pueda ser fluida y satisfactoria para ambas partes.

Antes de tomar el paso, cierra estos objetivos lo más claramente posible para tener la energía y capacidad alta ante todos los problemas y vicisitudes que te vas a encontrar.

Reglas básicas de desarrollo

Martes, septiembre 15th, 2009

Te puede interesar leer antes de este post, los tres primeros:

1. Consideraciones previas antes de emprender por cuenta ajena

2. ¿Es una buena opción?

3. ¿Qué se debe negociar?

En este cuarto capítulo de la serie, “emprender por cuenta ajena” quiero reflejar un tema que puede ser clave para el éxito del proyecto.  En realidad, todos los pasos que se dan en una dirección van encaminados hacia el éxito, quizás debería ser más claro y decir que es clave para llegar a la cima disfrutando la escalada.

En este punto, asumimos que estas ya lanzado con el nuevo proyecto: hay financiación, equipo de trabajo y una dirección inicial.

Es el momento de sentarte con el inversor o la persona que te “reclutado” para el proyecto y pactar las reglas de trabajo y colaboración.  Independientemente de tu puesto en la iniciativa debes participar activamente en:

  • el desarrollo del plan de negocio: conocer de primera mano hacia dónde se dirige el proyecto, el sector en el que te vas a mover, la competencia, el mercado potencial, claves de clientes, etc.
  • elección de colaboradores: tengas o no cargo directivo y aunque solo sea para contratar becarios (con todo el respeto para la condición de becario), asume la responsabilidad
  • planificación de las fases del proyecto: elaboración del producto, diseño, desarrollo, plan de marketing, comercial.  Saber cuando, cómo y porque se hace lo que se hace
  • discrepar y cuestionar las cosas que se hacen: en un primer momento de creación, todo suele ser maravilloso, nadie cuestiona nada y la propia motivación lleva a veces a un estado de “estupidez mental transitoria” que luego da pie a errores.  Tu visión externa es de gran ayuda.  Siempre crítica constructiva aclaro
  • qué se espera de ti: ¿productividad o hacer cosas?, ¿ser eficiente o estar visible?, ¿establecer relaciones de negocios o peloteo?, ¿trabajar o hacer que trabajas?, ya lo dice BMW, “no es lo mismo conducir, que conducir” por mucho que a veces nos llenamos la boca con buenas ideas e intenciones aún es difícil pasar del “pienso que” al “voy a permitir que”, especialmente en un país como el nuestro con una cultura particular.  Un ejemplo muy claro: aún se valora mucho el estar horas en la oficina, en vez de lo que se hace en la oficina.  Y en las start-ups, pasa mucho

Con estos cinco  puntos podrás valorar:

  • si el reto es lo suficientemente atractivo para ti o es demasiado
  • si vas a poder alinear tus objetivos con los del inversor
  • si te va a llenar el proyecto personalmente
  • si vas a poder demostrar tus habilidades
  • si vas a emprender o “solo” a trabajar
  • si vas a adquirir nuevas habilidades

¿Cómo lo véis?

Qué se debe negociar

Jueves, septiembre 10th, 2009

Te puede interesar leer antes de este post, los dos primeros:

1. Consideraciones previas antes de emprender por cuenta ajena

2. ¿Es una buena opción?

Ya te has decidido por la opción de “emprender por cuenta ajena” y como no es un proyecto que tu promueves, tienes que negociar las condiciones de entrada.

Lo primero que tienes que intentar hacer es ponerte un valor de mercado en el que influyen diversos factores como la experiencia laboral, formación, conocimiento de idiomas, ect.  Existen algunas páginas de empleo en el que puedes calcular dicha cantidad.

Claro que como es una empresa que comienza, tendrás que renunciar a parte de ese salario de valor y que tendrás que compensar con un paquete accionarial.

Ese porcentaje que vas a resolver se basa en dos conceptos fundamentales:

1. La renuncia a parte de tu sueldo durante el tiempo que trabajes para el proyecto, no solo por lo que dejas de ganar, sino también por el coste de oportunidad de lo que podrías estar ganando a medida que crece el proyecto.

2. Tiene que ser lo suficientemente atractivo como para que sea parte de tu motivación diaria.  Y me explico:

La empresa que vas a crear desde cero, va a tener diversas fases de desarrollo y muchos momentos difíciles.  Si puede surgir el pensamiento: ” para el porcentaje que tengo, no me merece la pena luchar y que se lo lleven otros” entonces el proyecto cogea.  Además, cuánto más porcentaje tengas, más sentiras la empresa como tuya para seguir peleando por su éxito.

Y para que todo el mundo este contento, debes hacer dos cosas:

1. Blindar ese paquete accionarial durante unos años, para que sucesivas ampliaciones de capital no lo hagan poco atractivo

2. Invertir algo de dinero, aunque sea 1000 euros.  De esta manera, tu tienes un % por derecho y ante los ojos de los demás inversores no quedará la duda de que estas ahí para exprimir su dinero.

Además, debes clarificar en la medida de lo posible los siguientes puntos:

  • que se demanda de ti como parte del equipo: funciones, responsabilidades, objetivos.  Elementos concretos y medibles
  • que se demanda de ti como parte directiva: toma de decisiones, responsabilidades.
  • que se demanda de ti como empleado que recibe un sueldo

Combina los tres elementos y desde el principio actúa conforme a los mismos.

Una última idea: piensa como un rico, actúa como un pobre.  Quiero decir con esto, que tienes que ver el proyecto como algo grande y que tendrá recursos si marcha hacia adelante, pero que al principio debes medir gastos que pides (móvil, etc).

Cuando empiezen los problemas, sabrás si has negociado un buen acuerdo o no.

Emprender por cuenta ajena: ¿es una buena opción?

Jueves, septiembre 3rd, 2009

Antes de leer este post, te puede interesar empezar por el principio de la serie:

Consideraciones previas antes de emprender por cuenta ajena

Uno de los aspectos más interesantes de tener un blog es que al escribir un post necesitas una reflexión importante sobre lo que escribes y a veces la información que uno escribe sirve igual a uno mismo que a todos los lectores.

Aunque a veces no lo parezca, tenemos siempre delante de nosotros varias opciones en las que escoger, no solo a nivel profesional, sino también familiar, estilo de vida, ocio, etc.

Muchas veces, más de las que debería, creo que no se toman decisiones basadas en un miedo irracional a lo desconocido o a dejar atrás ese colchón de “supuesta felicidad” que pensamos que tenemos.  Lo más curioso son las excusas que ponemos muchas veces porque a nadie le gusta admitir ese miedo.

Esta introducción viene a cuento para intentar desgranar si emprender por cuenta ajena es una buena opción.

En mi primera etapa en DaD, además de estudiar diferentes proyectos, tenía la posibilidad de hablar con los emprendedores.  Tras un período inicial de conocimiento, rápidamente sabes si la persona que esta delante esta preparada para emprender en ese momento o necesita mejorar ciertos aspectos.  O gente, que aunque tenían la idea de emprender, nunca lo conseguirían.

También he asistido a multitud de eventos de emprendedores, de networking y búsqueda de capital y he visto gente muy preparada, que con un empujón, pueden dar el salto.

Si:

  • llevas tiempo dándole vueltas a montar tu proyecto
  • tu trabajo te gusta, pero quieres ser tu propio jefe
  • quieres tener un colchón en forma de sueldo
  • piensas que vales y tienes una familia detrás
  • te gusta desarrollar proyectos desde cero aunque no sean tuyos
  • tienes capacidad de empatía para pensar como un inversor
  • te lo proponen
  • es un paso intermedio hacia tu sueño

Emprender por cuenta ajena es una buena opción.

Si por el contrario:

  • tu trabajo no te gusta, pero no te importa
  • piensas que la idea es lo más valioso
  • crees que vas a tener un trabajo seguro
  • o un sueldo acorde a tu valor
  • no estas dispuesto a realizar tareas necesarias pero no te gustan
  • eres difícil negociador (tirando a muy cabezón)
  • no piensas como un inversor (aunque no pongas dinero)
  • crees que no es el miedo a lo desconocido lo que te paraliza

Entonces Emprender por cuenta ajena puede no ser la mejor opción.

Consideraciones previas para decidirte a emprender por cuenta ajena

Martes, septiembre 1st, 2009

Inicio mi serie personal relacionada con la creación de una empresa siendo un emprendedor por cuenta ajena.

Emprender es una acción de creación, evolución y desarrollo de un producto o servicio nuevo.  Incluso si es una copia de algo que ya existe, tiene un elevado componente de riesgo y uno se enfrenta a numerosos retos y desafios tanto en el día a día, como en la planificación futura de la empresa.

Por tanto, se ha de eliminar de la mente la posibilidad de que al emprender por cuenta ajena se minimicen riesgos.  Por supuesto que se contarán con elementos que de manera propia no se tendrían, pero a su vez surgirán imprevistos o áreas de crecimiento en las que encontremos dificultades que otros tienen resueltas.

Qué la idea del negocio no sea propia de uno, no le quita legitimidad para apropiarsela y desarrollarla.  El éxito del proyecto esta en la ejecución y en la búsqueda de soluciones no en las ideas.

Emprender por cuenta ajena exige tanto como hacerlo por propia iniciativa, así que es mejor tener alineado todo tu entorno: pareja, hijos, amigos, etc.

A nivel personal, tiene las mismas recompensas en cuánto a realización personal, consecución de objetivos y materialización de sueños y expectativas.  En lo referente a recompensa económica, dependerá de lo que se negocie, pero eso es materia de otro post.

Es un empleo por cuenta ajena: sí

Es un “emprendimiento”: sí

50%-50% no necesariamente

Emprender por cuenta ajena te puede ofrecer un pequeño colchón, si la otra opción te parece un salto al vacío, pero si no estas preparado para asumir todo lo que supone, no funcionara para ti.

Tus compañeros de viaje son más importantes que si emprendes a secas, porque no existen componentes emocionales de unión, al principio del viaje, y porque la resolución de conflictos se hará a diferente escala y con más dificultad.

Aunque no sea tu empresa, tienes que hacerla tuya, aunque el éxito económico principal sea para otros.  Es parte del juego.

En definitiva, creo que emprender por cuenta ajena es un paso importante en el desarrollo personal, una opción válida en la carrera profesional de uno, pero que exige tener muy claro los puntos anteriores para elegirla como opción.