El Corte Inglés vs. Amazon: entrega en dos horas para ganar la batalla

El Corte Inglés debe competir con Amazon aprovechando sus centros comerciales

Muchos consumidores están muy contentos con Amazon España.  Tiene multitud de productos, un servicio rápido y te da todas las facilidades posibles para devolver el producto.  Además, tienen los mejores precios del mercado.

Cuando una persona busca comprar un producto y elige el canal Internet, suel buscar por precio, ya que suele ser el elemento más diferenciador de una tienda a otra.  En que país pague los impuestos, si los paga o si la empresa tiene ganancias no suelen estar en la mente del comprador cuando da sus datos.

Por eso, Amazon puede ofrecer precios tan bajos que se comen el margen pero que eliminan competencia.  Si además, tiene un departamento financiero que le evita pagar impuestos, siempre de manera legal, en España, estamos ante un gigante contra el que es muy difícil luchar.

Algunas voces críticas han dicho que las empresas españolas solo han reaccionado cuando ha llegado Amazon y que además lo han hecho demasiado tarde.  El Corte Inglés, como empresa más representativa, es la que recibe más críticas.

La verdad es que durante años El Corte Inglés se sintió intocable.  Cada año tenía record de ventas, abrían más centros comerciales y dominaban el panorama español.

Pero lo cierto es que la media de edad de sus compradores ha ido subiendo estos años y la política de expansión no ha dado todos los frutos deseados.  Solo hace falta pasarse por el centro comercial de San Chinarro, en el barrio del mismo nombre en Madrid para ver que esta sobredimensionado y que una parte enorme de parking solo se abre para las Navidades, no para aparcar, sino para dar más salidas a los compradores.

En mi opinión, dentro de la casa han visto sus descensos en ventas más como consecuencia de la crisis que como el agotamiento de un modelo y por eso han tardado en reaccionar.

También las luchas familiares por el poder han desviado la atención de lo realmente importante que era su modelo para el futuro.

Sin embargo, hace unos meses que todo eso parece estar cambiando.  Se incorpora a Dimas Gímeno, con 38 años, como segundo de abordo.  Y ese cambio generacional, parece enfocado a darle la importancia que se merece el comercio electrónico.  Entender que el comercio electrónico ha venido para quedarse y que o estas dentro o estas muerto, es un paso importante.

Desde que se conocio ese releveo, a mediados de 2013, no dejan de aparecer noticias sobre la apuesta de El Corte Inglés en la web:

Su página web se ha convertido en un verdadero comercio electrónico, no en un mero listado de productos.

Han vendido su financiera al Banco Santander.  Mejor que la gestione un banco y dejar de perder dinero.

Se han alíado con Casa del Libro para la venta de “e-books”.

Además han reducido precios en alimentación, ante la imposibilidad de competir con otras marcas.  El cliente, en crisis desde el 2008, quiere precios bajos por encima de la calidad.

Y su gran noticia reciente, la inversión de 15 millones de € en un centro logístico pionero en España, para su apuesta por el online.

Todo indica que se lanzan a la conquista del mercado digital.

En mi opinión, es un esfuerzo grande y una manera de afrontar el mercado en 2014, pero que sigue ofreciendo algo muy parecido a lo que tiene Amazon.

Hace 20 años casi nadie en España hubiera dudado entre comprar en Amazon o El Corte Inglés.  Esta última tenía una fuerza de marca increíble.  Sin embargo, hoy en día, ya no le es suficiente pare competir.

¿Precios?, ¿puede El Corte Inglés reducir los márgenes y luchar con Amazon?, ¿a qué coste para las cuentas?

Sin embargo, El Corte Inglés tiene algo que no posee Amazon.  Centros comerciales repartidos en toda España.   ¿Para qué los puede utilizar?

Además de para ofrecer al cliente la posibilidad de recogida en el centro comercial, El Corte Inglés tiene que invertir recursos en la entrega.  Estoy seguro que con un buen estudio, se puede comprobar que El Corte Inglés puede entregar en dos horas o menos a la mayoría de la población.

A igualdad de condiciones, si un cliente tiene la posibilidad de recibir en el mismo día, incluso dentro de las dos horas de hacer el pedido, ¿no le va a interesar?.

El Corte Inglés puede destinar una zona de cada centro comercial para el almacenamiento y la logística del envío.  Y eso, de momento, Amazon no lo puede realizar.

Eso no quiere decir que su centro logístico nuevo quede inutilizado.  Pero no intentar sacar partido de todos los centros disponibles(El Corte Inglés, Supercor, etc..) sería una pérdida de una oportunidad interesante.

Además, con una buena gestión, en vez de cobrar más por llevar el pedido antes, deberían hacer al revés, es decir, penalizar la entrega a más tiempo.  De esa manera, se da salida al producto para traer producto nuevo y ganar en agilidad y rotación de producto.  Cuánto más tiempo esta un producto en su almacen, más dinero le cuesta.  Por tanto, se premia al cliente porque les hace ahorrar dinero.

Diferenciarse es la clave.  Y para eso, que mejor que utilizar lo que El Corte Inglés tiene y otros no poseen.

Tags: , , , ,

2 Responses to “El Corte Inglés vs. Amazon: entrega en dos horas para ganar la batalla”

  1. Jc dice:

    La preparación y envío desde el punto de venta se ha demostrado cara e ineficiente. Es mejor un almacén dedicado.

  2. admin dice:

    Jc,
    gracias por tu comentario. Es interesante eso que comentas y creo que por ahí van los merchants. Por otro lado, El Corte Inglés tiene, con los almacenes, una buena forma de enganchar con los usuarios, si en vez de enviar los paquetes, consigue traer al cliente al centro comercial.

Leave a Reply