Jeff Bezos cree que el contenido propio es el futuro de Amazon

Hace unos días conocíamos que Jeff Bezos compraba a título personal (no Amazon) el periódico The Washington Post por 250 millones de dólares.  Inevitablemente durante un par de días la noticia se convirtió en “trending topic” y muchos han sido los que han hecho un análisis de la compra.  De primeras, Bezos se puede permitir el lujo de invertir el 1% de su fortuna personal para comprar un periódico y fracasar en la inversión.  Eso ya de por si le da una tranquilidad pasmosa.

En general muchos de los artículos que se publican están sesgados según guste o no la personalidad de Bezos.  Los que lo consideran un visionario, no dudan que será capaz de reflotar el periódico con su visión a largo plazo.  Los que le consideran un enemigo público creen que es un capricho de un millonario excéntrico.

Supongo que en el punto medio esta el razonamiento que le ha llevado a comprarlo.  Desde que supe la noticia le he dado vueltas a porque este movimiento y porque con su dinero y no con el de Amazon.

En la situación actual, la prensa, tal y como la conocemos esta sufriendo una transformación brutal porque la velocidad de cambio es superior a la velocidad de adaptación de estos medios.  El cierre de cabeceras en papel es significativo en todo el mundo en los últimos años.  Cuando en pocos minutos una persona puede saber lo que esta pasando en cualquier lugar del mundo con un click, es difícil sostener un modelo de papel con un retraso de 24 horas.  Pero se siguen publicando.

Yo creo que es porque las mentes pensantes de los diarios no saben que hacer ni tampoco han contratado a profesionales con visión de futuro.  Se han encargado de exprimir la vaca y ahora la vaca esta enferma y no tienen vacas nuevas en el establo.

Por esa parte, parece claro que Bezos al no pertenecer al sector traerá ideas no probadas antes en prensa y con tiempo para ver si triunfan o no.

Pero lo que realmente me impulsa a escribir este post es la razón que veo detrás de la compra del Washington Post.

Desde que en 2007 Apple revolucionara el sector móvil con el iPhone, la compañía de la manzana no dejó de crecer hasta Septiembre de 2012 para convertirse en la empresa con mayor capitalización bursátil del mundo.   Partiendo de cero, cada versión de iPhone era un éxito de ventas.  Después llego el iPad y Jobs consiguió algo muy difícil: la gente se compraba un móvil muy caro que renovaba muy pronto y además muchos de ellos le añadían un iPad que también renovaban sin necesidad real.  Pero el marketing de un estilo de vida ha sido muy fuerte.

Sin embargo, 6 años después nos encontramos con:

  • aumento de competencia en smartphones y tablets:  Samsung, Google, HTC, Amazon han dado dentelladas a la tarta que no es infinita
  • cansancio de los compradores de Apple: no es posible, a los precios que tienen, renovar los dispositivos con la rápidez deseada por Apple
  • desaciertos en últimos lanzamientos: el iPad 3 ha desparecido y se venden más iPad 2 que iPad 4.  El mini iPad es una respuesta a la competencia no una evolución natural
  • freno a la innovación: el iPhone supuso una revolución, el iPad también en menor medida.  Falta una apuesta renovadora
  • proceso de deriva tras la muerte de Steve Jobs: Tim Cook todavía no se ha hecho respetar lo suficiente

Con todos estos ingredientes cada vez le resulta a Apple más difícil crecer en ventas, ganar cuota de mercado y acercarse a la compañía global de hace unos años.  Creo que Jeff Bezos se ha dado cuenta que tampoco es bueno para su negocio entrar en una espiral de crecimiento basado en hardware, que:

  • si es muy bueno, hace que el cliente no tenga ganas de sustituirlo
  • si no es bueno, no puede competir en el mercado

A pesar de que la prensa vive una crisis de modelo, la información y las noticias no dejan de suceder diariamente y por tanto, tienen el futuro asegurado de aquí a 20 años.  ¿Podemos decir lo mismo del iPhone o iPad?.

Por lo tanto, ya tenemos una clave de la compra: los contenidos tienen futuro a largo plazo.

Además, gracias a la globalización, el Washington Post es una marca global, no limitada ni siquiera a su propio país, sino que tiene alcance mundial.  Es decir, otra clave es la adquisición de una marca que se puede posicionar globalmente.

Amazon ya llega con su red de distribución a muchos lugares del planeta.  Pero no creo que haga una apuesta por el papel, salvo ediciones especiales.  Con la familia kindle si que llega de manera digital a todo el mundo.

Bezos puede crear un estilo nuevo de redacción, que sin dejar de ser riguroso y de calidad, sea escrito en un lenguaje más comprensible para millones de personas en todo el mundo.  Tiene dinero y paciencia para convertir el periódico en un modelo de suscripción muy barato (5-10 $/mes) a través de sus lectores digitales.  Supongamos que consigue 200 millones de subscripciones mensuales.  ¿Cuánto dinero supone eso? y además sin:

  • depender de terceros y sus aplicaciones
  • dejando todo el dinero bien en Amazon, bien en su propiedad
  • si el modelo funciona, es replicable con otras publicaciones por lo que puede generar múltiples ingresos

Hace 20 años en España se decía que era imposible la televisión de pago.  Hoy muchos dirán que es imposible, pero Bezos puede tener una cartera de publicaciones propias por las que cada abonado pague una subscripción dependiendo del número de publicaciones abonados.  Prensa y revistas a la carta, en inglés, para un público mundial.

Creo que Bezos, en su lucha con Apple y Google se ha dado cuenta que la tecnología no puede crecer sostenidamente por décadas en un solo player, que el desgaste es enorme y el beneficio dudoso.  Sin embargo, la generación de contenido si que puede ser más rentable, sostenible y de grandes beneficios.

Es evidente que solo el tiempo dirá si mi análisis es acertado o no por eso si tienes alguna crítica, la agradezco enormemente.

Tags: , , , ,

Leave a Reply