Aprender para emprender

En mi primer post de esta nueva serie hablaba sobre que era para mi ser CEO.  Aprender es una parte importante cuando uno emprende.  Hay mucha información al respecto pero mi experiencia personal me reafirma en todo lo que he leído.

Al iniciar una aventura empresarial nueva uno se enfrenta a un caudal grande de acciones desconocidas.  Aunque la experiencia es un grado, siempre te sorprende algún aspecto novedoso o alguien te enseña como hacer algo de una forma más eficiente para ti.

Es necesario tener una capacidad de aprendizaje potente, cargarte de ilusión y ganas para comprender que el aprendizaje forma una parte sustancial del emprendimiento.

En este mundo que vivimos en el que se presume de muchos valores, la humildad para aprender no esta bien vista porque no vende portadas.  Quizás tengamos en Rafael Nadal a uno de los pocos ejemplos actuales en los que todo el mundo reconoce ese valor como bastión incuestionable de su grandeza.

Aprender no solo tiene grandes beneficios personales que te ayudan a tomar decisiones y a actuar según tus conocimientos sino que además te fortalece como líder: te muestra como uno más del equipo y si aprendes de tus compañeros, revalorizas su trabajo y su implicación.  En vez de “hacer lo que dice el jefe”, se pasa al “estoy ayudando al equipo en lo que se”.

Se aprende de todos y de todo: de tus abuelos, que son sabios, del jefe que es un garrulo, del panadero, del directivo de una empresa grande, de tus amigos, de tus hijos, etc…

Aprender es sumar y sumar es importante para emprender.

Si estas pensando en emprender y no sabes por dónde empezar, ya tienes una pista:¡Aprende!

Este es el segundo post de una serie sobre emprender y líderazgo que estoy desarrollando para ayudar a la gente a que se haga emprendedora.

Primer capítulo: ¿Qué significa para mi ser CEO?

Tags: , , , ,

Leave a Reply